Expedición Cordillera Blanca 2011

Lo que vivimos en el mes de Julio 2011 es parte de una historia que se inicia en marzo, cuando Pablo – de Patagonia Vertical – me invita a que sea su cordada en un viaje de montaña al Perú. Yo con muchas ganas, pero sin mucho excedente, no dudo en ser parte de una nueva aventura!

Por Matías A. Potthoff P.

Y “nueva” no sólo por ser la primera vez en ir a la Cordillera Blanca, si no porque juntos habíamos compartido muy poco en montaña, algo más en nuestro medio laboral y pequeñas salidas o en asados! pero nunca, casi un mes de vernos las caras día a día…
Ambos somos nuestros empleadores, por lo que los permisos no eran problema. Unas semanas antes de nuestra partida repartimos algunas cartas a instituciones privadas, buscábamos algo de apoyo económico para solventar los gastos de “bajar la cortina, y viajar a escalar”. Felizmente nuestra “Expedición a la Cordillera Blanca 2011” fue auspiciada por Inacap Osorno, Ferretería Don Pedro, Servicid Osorno y Bus Norte.
Gracias a «Bus Norte» viajamos de noche a Santiago. Con tiempo suficente para poder resolver los típicos problemas de volar con equipamiento deportivo. Y bueno, con zapatos plásticos puestos y 2 o 3 chaquetas en el cuerpo nos subimos al típico Airbus 320 de Lan: un avión chico, de asientos chicos y que después de casi 3 hora de vuelo nos dejaba en los 300m de altitud de Ciudad de Lima. En el aeropuerto todo tranquilo, tomamos un taxi y le pedimos al chofer que nos deje en la estación de buses… ¿cuál?, nos pregunta, en el terminal, le respondemos, y nuevamente nos pregunta: ¿cuál? Ya con la segunda pregunta comprendimos que – en medio del caos automovilístico de la capital Peruana –los terminales de buses eran pequeños y debíamos dirigirnos al que nos permitiera viajar – ese mismo día – a Huaraz!

La capital Andina del turismo de montaña, a más de 3.200m sobre el nivel del mar es una ciudad “bonita” y “algo desordenada”. Nuestro primer destino fue “la Cloaca”. Una hostal barata, de menos de 4 USD la noche: una pieza sin ventanas, sin cocina, con “baño” compartido y un pasillo de entrada un poco más ancho que nuestros hombros… pero con wifi! y nosotros sin pc! Pero también tenía TV por cable…

Pasamos 4 días en la “Pocilga” (nombre alternativo de la Cloaca), entre problemas estomacales y conocer la ciudad, organizamos nuestro periodo de aclimatación. La logística al Valle de Ishinca comprendía los permisos, burros, transporte y alimentación, además de seleccionar los objetivos deportivos que nos permitieran en una semana mover las piernas y ayudar a nuestro cuerpo a manejar la altitud. El campo base del Nevado Urus (5.495m) y el Tocllaraju (6.032m) se encuentra a unas 4 horas de caminata y a una altitud de 4.500 metros sobre el nivel del mar. En este valle también se encuentra el nevado Ishinca (5.530m), montañas bien frecuentadas por turistas y montañistas.

Nosotros optamos ir en nuestro tercer día al Urus! Así luego de haber pasado un segundo día caminando e hidratándonos, enfrentamos el fuerte desnivel que presenta la ruta a la pequeña cumbre en algo más de 5 horas. Una ruta en el que cada metro subido, es un metro ganado, y que luego de algunos pasos de nieve, nos permitió poder contemplar nuestra primera panorámica de la Cordillera Blanca!

 

 

Siguiente →